Archivo | relatos RSS feed for this section

Yendo a estudiar

30 Mar

Subo al microbús y me siento al fondo junto a la ventana. Cerca a la ventana porque me gusta respirar aire fresco y además ver las calles limeñas a esas horas de la mañana; al fondo del microbús para estar lo más lejos de la puerta y no tener que ceder el asiento a quien lo necesite más que yo, no me considero maleducado por esto ya que cuando me toca sentarme cerca a la puerta porque el carro está lleno, cedo el asiento sin mayor problema, especialmente si es una chica linda, eso me hace sentir como caballero al menos por unos segundos. Pero cuando viajas todos los días, como lo hago a la universidad, tienes que buscar la manera más cómoda y hacerlo rutina en medida de lo posible.

Mi mamá dice que no es seguro sentarse en los extremos del microbús, ya sea adelante al costado del chofer o al fondo como prefiero hacerlo, ya que estás más propenso a llevarte la peor parte en un eventual accidente de tránsito. Tengo en cuenta eso pero por ahora no estoy dispuesto a cambiar mi comodidad diaria, en todo caso dejaré los accidentes para los otros carros.

Y las amigas

30 Mar

A veces pienso que mi vida social es un fracaso total, esto porque soy un chico de 19 años y no tengo amigas, encuentro a más de 15 chicas conectadas en mi facebook chat que supuestamente son mis “amigas” pero la mayoría son simplemente conocidas, ya sea de los centros de estudios o que me presentaron por ahí, no son del barrio porque no conozco gente de mi barrio (punto en contra). Con algunas de ellas he intentado ligar y con suerte me resultó, pero claro que solo salidas y nada serio porque yo hasta ahora no he tenido ninguna relación sentimental de verdad, este es otro de los motivos que me hacen pensar en el fracaso de mi vida social. El punto es que no conozco a una amiga a la que pudiera decirle para simplemente encontrarnos de noche en el parque y que me cuente de cómo le fue el día, o que venga a mi casa y poder tomar un lonche junto a mi mamá. Tal vez suene extravagante pero eso me haría sentir mejor y no como el chico tímido que nunca tuvo enamorada en el colegio.